miércoles, 26 de septiembre de 2012

Sobre la Precisión, la Ciencia, y las Épocas de la Humanidad.



Nadie duda de la creciente precisión que a lo largo del tiempo han obtenido la Ciencia y la Tecnología, mediante las teorías y fórmulas de cálculo obtenidas aplicando el método científico, y tampoco hay duda de que también las mediciones, y los instrumentos de medición, han mejorado crecientemente su precisión.

Quizás se recuerda menos el hecho de que, también la precisión de las propias unidades de medida ha crecido con el tiempo y, de alguna forma, ha configurado cada época. Antiguamente las unidades de pesas y medidas eran "regionales", muy variadas (arrobas, leguas, onzas, libras, varas, azumbres, etc...).

Tras la Revolución Francesa se empieza a implantar el Sistema Métrico (que aún hoy día no es universal, por ejemplo en los países anglosajones se siguen utilizando las pulgadas, pies, yardas, millas, libras, onzas, etc...).

La definición del Metro como unidad de longitud del Sistema Métrico ha tenido  diversas definiciones, y precisiones, a lo largo del tiempo:

- Primeramente se definió como la longitud de un péndulo cuyo período era 1 segundo. Variaba algo según la latitud, la altura sobre el nivel del mar, etc..., debido a las variaciones de la gravedad terrestre, aunque se eligió una latitud de 45º para su definición.

- En 1795 quedó definido como la diez millonésima parte de un cuadrante del meridiano terrestre, desde el Polo al Ecuador. Pero la Tierra no es una esfera perfecta...La precisión del Metro definido así estaba entre 0,5 y 0,1 milímetros.

- En 1799 se definió el Metro como la distancia entre dos marcas realizadas en una barra de platino depositada en la Oficina de Pesas y Medidas de París. La precisión estaba entre 0,05 y 0,01 milímetros.

- En 1889 la barra anteriormente mencionada pasó a ser de platino-iridio, con lo cual la precisión alcanzada estaba entre 0,2 y 0,1 micras (milésimas de milímetro).





- En 1960 se definió el Metro como 1 millón seiscientas mil y "pico" veces la longitud de onda de la radiación naranja del Kripton 86, es decir, todas esas veces la longitud de onda del fotón emitido por un electrón al pasar de un cierto orbital del Kripton 86 a otro inferior. Complicado de usar en la práctica, pero con una precisión entre 0,01 y 0,005 micras.

- En 1983 el Metro pasó a ser oficialmente definido como una fracción (casi la 300 millonésima parte) del espacio recorrido por la luz en el vacío en 1 segundo. Es la definición en vigor actualmente. Muy exacta, pero muy teórica. La precisión es de 0,1 nanómetros (millonésimas de milímetro), es decir, precisión de 1 Angstrom, ya que 1 Angstrom es igual a 0,1 nanómetros.

Así pues, en menos de 2 siglos la precisión en la definición del Metro ha pasado de las décimas de milímetro a las décimas de nanómetro, o sea , 1 millón de veces de mayor precisión.

 Con más "perspectiva" de enfoque:  seguimos en el Período Cuaternario o Neozoico del Planeta Tierra, en la Era del Antropoceno (de "anthropos", "ser humano" en
 griego clásico). Es la Era del Ser Humano. Pero, ¿en qué Época estamos?.

La precisión ha ido aumentando en esta Era del Antropoceno. Actualmente estamos, tecnológicamente hablando, en la época de la Nanotecnología y la Microelectrónica. Pero lo que define la Época actual son las Biociencias y Biotecnologías.

La época de la Física y la Química ha llegado muy lejos, quizás casi a sus límites prácticos (en lo teórico queda y quedará siempre mucho por saber). En efecto, la Física Nuclear, y la Física y Química Cuánticas han llegado a "tocarse" con la Astrofísica y la Cosmología, mediante la Física de las Partículas Elementales (que no son ni partículas ni ondas, nos falta lenguaje para designar sus realidades, serían "cuantones" o "quantones", no sabemos qué o cómo son, sólo la realidad percibida por nosotros, aunque sabemos cómo actúan gracias a las formulaciones matemáticas y probabilísticas de la Física Cuántica). Todo ello se ha producido a lo largo del siglo XX.

Lo Microscópico se une con lo Macroscópico. Y si en Cosmología se acepta la teoría del Big Bang como Origen del Universo, se alcanza a conocer lo ocurrido en dichos orígenes, hasta la llamada Época de Planck, no más atrás...




La Época de Planck es en Cosmología el más temprano período de tiempo del Universo. Las Unidades de Planck son las definidas para el Tiempo, el Espacio, y la Temperatura de dicha Era de Planck. Se trata de un minúsculo tiempo y un minúsculo espacio en los que, a una temperatura enormemente gigantesca , algo, una especie de plasma, contuvo la Energía-Masa del Universo, sin que todavía se hubiesen formado las "partículas" elementales, y las fuerzas o interacciones fundamentales del Universo (que son cuatro:nuclear fuerte, nuclear débil, electromagnética, y gravitatoria), estaban unificadas, aún no se habían diferenciado.
Luego el Universo se expandió, se enfrió, y se condensó, originándose las "partículas" elementales, los átomos de hidrógeno y helio, las estrellas, las galaxias, etc..."sometidas" a las leyes y constantes de la Física, con interacciones ya diferenciadas.








De aquel Big Bang ocurrido hace unos 13.500 millones de años, queda una "radiación de fondo" en el Universo, en todas sus direcciones, que ya se ha enfriado hasta 2,7ºK.

Hoy día, la Ciencia ha logrado ya unificar en  tres de las interacciones fundamentales: la nuclear fuerte, la nuclear débil, y la electromagnética. Pero no se ha conseguido integrar en un Campo Unificado la interacción gravitatoria. Einstein también lo intentó, sin éxito esa vez, tras su fórmula masa-energía, relatividad restringida, y relatividad generalizada.  A la mecánica cuántica no se dedicó, por sus aspectos probabilísticos y aleatorios, ya que el azar le "repugnaba" conceptualmente como fundamendo de la naturaleza, ya que según él, "Dios no juega a los dados", a lo que Niels Bohr le contestó que "quién era él para decirle a Dios a qué tenía que jugar"...

En cualquier caso, aunque se llegue a conocer completamente el Modelo de Partículas Elementales, Standard o no, y se consiguiese el Campo Unificado, lo cual es mucho decir, es difícil de prever si la Física volverá a suponer un cambio de paradigma para la Humanidad, aunque obviamente siempre será objeto de avance, progreso, y conocimiento.

El Universo tiene unos 13.500 millones de años, y el Planeta Tierra unos 4.500 millones de años. Tras una larga evolución, cosa que se sabe sólo hace 153 años gracias a Darwin, la Humanidad ha recorrido sus Edades en unos 50.000 años, pero cada vez más rápidamente: Piedra Tallada, Piedra Pulida, Cobre, Bronce, Hierro. Y luego en un siglo: Acero, Polímeros, Nuclear, Cuántica, Microelectrónica, Tecnologías de la Información, y Nanotecnologías.

Pero ninguna de ellas ha afectado a la Evolución Natural de la Especie Humana, al menos no de un modo directo, hasta ahora. Pero ahora sí, estamos en una nueva Época: la de las Biociencias, Biotecnologías, Genoma Humano. El Ser Humano, ahora sí, ya puede actuar directamente en su código genético, y en el de otras especies, alterando así la evolución natural: genoma, células madre, medicina genética, clones, transgénicos, eugenesia, etc...Incluso la Ética se queda corta, y aflora la necesidad de una nueva Bioética.

Estamos en una nueva Época, un cambio de Paradigma, de alta precisión en Ciencia y Técnica, que afecta a la Ética Humana en relación con las generaciones futuras, el medio ambiente, otras especies,  e incluso puede afectar a la Evolución.

Todos los Seres Humanos tenemos Derecho a la Herencia Genética de nuestra Especie.
¿Cómo y quiénes van a definir esta nueva Bioética? , ¿Qué instituciones?,  ¿En beneficio de quién?, ¿Cómo se controlarán las inversiones, patentes, y derechos en esta nueva Bioépoca?...son preguntas que surgen e inquietan.

No parece prudente ni adecuado dejar en manos del "sistema" actual, neoliberal y global,  el futuro evolutivo de la Humanidad en este nuevo Paradigma.
El  mundo se ha globalizado, pero aún no hay una Gobernanza Global, salvo en las finanzas, y no precisamente democrática, menos aún una Ética Global. 

Serios desafíos para este siglo XXI. La Humanidad se encuentra en un un nuevo Paradigma, y una nueva Época. La ciencia ha ganado precisión. Pero los conceptos y valores humanos más bien lo contrario. Salvo los Derechos Humanos, que se constituyen en referentes y garantes de una Vida Humana, y que también deberán ser actualizados a las nuevas realidades.




















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada